COVID-19

El nuevo virus denominado Covid- 19 principalmente se presenta en los adultos mayores y las personas con afecciones crónicas subyacentes graves, como enfermedades cardiacas, enfermedades pulmonares o diabetes. Este grupo de riesgo puede presentar complicaciones más graves a causa del COVID-19.

Como se propaga :

  • La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus.
  • Se cree que el virus se propaga principalmente de persona a persona.
    • Entre las personas que tienen contacto cercano entre ellas (dentro de unos 6 pies de distancia).
    • Mediante gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda.
  • Estas gotitas pueden llegar a la boca o la nariz de las personas que se encuentren cerca o posiblemente entrar a los pulmones al respirar.

    Límpiese las manos con frecuencia:

    • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de haber estado en un lugar público, o después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
    • Si no hay agua y jabón fácilmente disponibles, use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Cubra todas las superficies de las manos y frótelas hasta que sienta que se secaron.
    • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
    • Limpie Y desinfecte las superficies que se tocan frecuentemente todo los días. Esto incluye las mesas, las manijas de las puertas, los interruptores de luz, los mesones, las barandas, los escritorios, los teléfonos, los teclados, los inodoros, los grifos, los lavamanos y los lavaplatos.
    • Si las superficies están sucias, límpielas: use agua y jabón o detergente antes de desinfectar.

    DETECCION DEL VIRUS  UNA PRIORIDAD

    La Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, insistió en un mensaje a todos los países: “hagan pruebas, pruebas, pruebas”. La capacidad de hacer los exámenes para detectar lo más pronto posible a los contagiados del coronavirus que causa COVID-19 es crucial por dos razones: la primera es porque cuando el número de personas a las que se les hace la prueba es muy bajo, no tenemos una fotografía completa del problema, ya que el número de casos confirmados es menor al total de los que están realmente enfermos.

    “Este es un obstáculo para frenar la propagación del virus y para entender la evolución de la enfermedad”, explica el investigador Esteban Ortiz-Ospina, de la iniciativa Our World in Data, de la Universidad de Oxford. La segunda razón es una consecuencia de la primera: si las personas contagiadas de COVID-19 no saben su estado de salud, es posible que transmitan el virus a otros y no tomen las medidas necesarias para romper la cadena de contagios. “Sin tener esa cifra es difícil entender la prevalencia de la enfermedad, es decir, el porcentaje de la población que está enferma en un momento específico”, dice Ortiz-Ospina.

    Test rápidos de diagnóstico para la detección del coronavirus (SARS-CoV-2)

  • Se extrae al paciente una gota de sangre de la yema de los dedos y se pueden obtener los resultados en 15 minutos. Es un examen inmunocromatográfico para detección de anticuerpos frente al virus COVID-19. Estas son las pruebas rápidas que ha usado China. Su método permite reducir considerablemente el tiempo de detección de la enfermedad. Funcionan como un primer filtro en el protocolo de detección del virus.

Prueba reacción en cadena de la polimerasa (conocida como PCR)

Considerada el estándar de referencia para el diagnóstico molecular. La prueba tiene una buena sensibilidad (probabilidad de que una persona con COVID-19 tenga un resultado positivo de la prueba: no da resultados falsos negativos) y una buena especificidad (probabilidad de que una persona sin COVID-19 tenga un resultado negativo de la prueba: no da resultados falsos positivos).